El jacuzzi es perfecto para relajarse rápidamente

Todos los tratamientos están cuidadosamente diseñados para llevar a nuestros anfitriones al máximo de la relajación y reducir el estrés. Asimismo, los paquetes de spa permiten a los clientes disfrutar de una serie de tratamientos que responden a sus deseos específicos.

La técnica de masaje estandarizada

El golpe de las burbujas nos permite relajarnos y revitalizar la piel con 60 minutos de exfoliación o de envoltura corporal, seguidos de un masaje con aceite de aromaterapia. A continuación, el masaje de spa se realiza en 10 pasos suaves sobre la piel de la cara y luego la espalda, los miembros. Es la renovación saludable de la piel lo que nos da el descanso. Tomar tiempo para relajarse y relajarse es un elemento importante para mantener una vida equilibrada. Se ha demostrado que la inmersión en agua caliente te ayuda a relajarte física y mentalmente, e incluso ayuda a tu cuerpo a rechazar la reacción de estrés. Al igual que el spa, la meditación es otra herramienta que puede promover la salud mental y el bienestar. Además, una bañera de hidromasaje puede proporcionar el entorno ideal para ejercer tus habilidades de meditación.

El arte de la meditación

Las técnicas de meditación son una gran herramienta para ayudarte a relajarte. Los estudios han demostrado que la meditación puede ayudar a reducir el estrés, la frecuencia cardíaca, la ansiedad y aumentar la sensación de bienestar. Sin embargo, los especialistas de la meditación podrían argumentar que las ventajas del jacuzzi son provechosas. Propone rían que el objetivo real de la meditación sea ayudar a la mente a desprenderse de las cosas que están fuera de su control.

Iniciar sesión de spa

Practique la meditación por sólo dos minutos al principio. A medida que os sintáis más cómodos, aumentad vuestro tiempo de meditación poco a poco. Planea meditar a la misma hora cada día. Planea una renovación de 20 minutos en tu spa todos los días. Este baño puede relajar tu cuerpo mientras te concentras en tu mente. Cuando comience, concéntrese en el descanso con inmovilidad, atención y conciencia completas.

Relájese completamente. Deje que sus ojos se cierren. Respire normalmente por la nariz, tomando grandes respiraciones si es necesario. ¡Sigue practicando, porque cada esfuerzo es un excelente reductor de estrés!